Voluntarios reacondicionaron escuelas en comunidad indígena de Cerrito

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Voluntarios de la iniciativa AROVIA – Semáforo Cerrito y un grupo de jóvenes del ROTARACT Internacional reacondicionaron dos escuelas de la comunidad indígena Toba Qom en Cerrito, distrito de Benjamín Aceval, para el inicio de las clases.

Más de 180 niños de la Escuela Básica San Francisco Qom y la Escuela 7557 Kaelsat Lecpi, ubicadas en el Km. 47 de la ruta Transchaco, de la referida localidad, se beneficiaron con el reacondicionamiento de sus aulas, con pintura, limpieza, arreglo de sillas, mesas, además del hermosamiento de los alrededores.

Con esta acción buscan que los niños y niñas puedan iniciar el año lectivo en condiciones favorables para el aprendizaje, cuyos indicadores son la lectura, escritura y escolaridad. Además, con estas mejoras se pudo, sensibilizar a la comunidad acerca de la importancia de permanecer en la escuela y por ende mitigar la alta deserción escolar en la zona.

Contribuyeron para la realización de los trabajos cerca de 300 jóvenes miembros del ROTARACT Internacional, voluntarios de la iniciativa, el líder de la comunidad Toba Qom, e incluso los niños de las escuelas.

Sobre la iniciativa

La iniciativa AROVIA – Semáforo Cerrito es una alianza de cooperación interinstitucional público-privada, entre la Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social (STP), para su programa nacional de voluntariado profesional y servicio cívico AROVIA, y la Fundación Paraguaya.

En el marco de sus acciones AROVIA trabaja en la línea de reducción de la pobreza y la desigualdad social con un enfoque territorial, interinstitucional y participativo a través de la promoción de instancias de participación local con un voluntariado orientado en el empoderamiento de la sociedad civil que lo involucra en los procesos de desarrollo.

Por su parte, la Fundación Paraguaya asumió el desafío de activar el potencial emprendedor de 1000 familias de la comunidad de Cerrito, Benjamín Aceval, para eliminar la pobreza multidimensional de dichas familias, en un periodo de 3 años. Trabajan sobre la metodología del Semáforo de Eliminación de Pobreza, donde cada familia mide su calidad de vida en 50 indicadores y traza su Mapa de Vida.

AROVIA es la primera experiencia nacional de voluntariado impulsada desde el gobierno, que instala a jóvenes profesionales en comunidades vulnerables para trabajar en el marco del Plan Nacional de Reducción de Pobreza, Sembrando Oportunidades.

 

Permanent link to this article: http://www.stp.gov.py/v1/voluntarios-reacondicionaron-escuelas-en-comunidad-indigena-de-cerrito/